Cómo prepararse para dar el salto al exterior – nota a Pablo Furnari en El Observador – Montevideo Uruguay

Por Mayte De León para El observador – Montevideo Uruguay 23.04.2014   @maytedeleonfa

Las pymes que buscan comenzar a exportar cuentan con el apoyo de varias instituciones; qué hay y qué falta para venderse en el mundo.

¿Qué tiene que tener en cuenta una empresa de pequeño o mediano porte que quiere tirarse al agua y empezar a exportar?

Cinco son los elementos clave, si se le pregunta al director ejecutivo del Programa Primera Exportación de la Fundación Gas Natural Fenosa, Pablo Furnari, que a principios de mes dictó un taller de dos días organizado por el instituto Uruguay XXI.

En primer lugar, tener una firme convicción y la decisión de transformar a la empresa en exportadora. Segundo, saber que los resultados no son inmediatos. En tercer término, armar un equipo de trabajo volcado a la exportación. Cuarto, encarar las acciones que se hagan en comercio exterior como una inversión y no como un gasto.

Finalmente, desmitificar el concepto de exportación. “Saber que exportar es vender”, sintetizó el experto argentino.

Furnari señaló que las empresas tienen que tomar a la exportación como algo en lo cual trabajar, un objetivo de la empresa, y no como una casualidad.

A su vez, y en un escenario de desaceleración económica, exportar puede ser una jugada inteligente para diversificar mercados –y riesgos–. “Cuando sucede una crisis, uno dice ‘gracias a Dios que exporté’. Uno no se tiene que preparar para la adversidad en la adversidad misma sino antes, por las dudas que te toque. Si estás bien, es el momento de pensar en cómo estar mejor”, añadió.

Por su parte, el gerente de Promoción de Exportaciones de Uruguay XXI, Pablo Pereira, dijo que el objetivo de actividades como el taller realizado es ayudar a las empresas que “se van a iniciar en este proceso a que lo hagan de la forma más ordenada posible”. Este tipo de actividades, según Pereira, logran “aterrizar ideas” y hacer que los empresarios comprendan que se trata de armar una estrategia y “tomar a la exportación como una parte del negocio y no como algo esporádico”.

A Uruguay XXI llegan potenciales exportadores de todos los tamaños. Muchos no saben por dónde empezar y, según Pereira, el primer paso es “ordenarse”: ver qué producto se tiene, cuál es su clasificación, si tiene una estructura de costos definida para la exportación, cuáles son los mercados priorizados, sus normativas de aranceles o sanitarias, entre otros.

Uno de los principales objetivos de Uruguay XXI es fomentar la cultura exportadora. Durante 2013, el instituto apoyó mediante diferentes herramientas a más de 360 pymes. El 52% participó de distintas ferias internacionales, visitas comerciales y talleres de capacitación. El 48% restante se postuló a Proexport, una herramienta que cofinancia actividades de promoción como ferias y misiones comerciales.

Capacidades y herramientas
La Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) también juega su rol para promover la exportación de las empresas nacionales. En su caso, la estrella es el Programa de Desarrollo de Nuevos Exportadores (DNE), que lleva adelante desde 2001 el Centro Internacional de Negocios. Este programa tiene como meta crear una corriente exportadora continua. Desde su creación, 118 empresas recibieron asesoramiento.

La responsable del programa, Flavia Del Fabro, dijo que el foco está puesto en “brindar capacidades y herramientas” para que las pequeñas y medianas empresas puedan tener una mejor gestión de su proceso de internacionalización.

Por edición se seleccionan entre cuatro y cinco empresas para participar del programa. Cualquier empresa puede autopostularse para participar. En la CIU les sugieren formar parte o esperar un tiempo en función de la etapa en la cual se encuentran.

Durante nueve meses se trabaja en conjunto. En los primeros cinco meses las actividades están centradas en la preinternacionalización. Aquí se hace hincapié en la planificación estratégica de la empresa y en cómo identificar una oferta exportable, entre otros. En la segunda etapa, que dura los cuatro meses restantes, se profundiza en la internacionalización. Esto implica seleccionar un mercado determinado y trabajar sobre él. También se define una estrategia de marketing, se identifican contrapartes en el destino de exportación, se prepara a la empresa para el viaje comercial y se ejecuta esa visita.

“En los nueve meses la empresa logra hacer todo un proceso con herramientas, estrategias y pautas, para profesionalizar el proceso de internacionalización y luego replicarlo en diferentes mercados”, explicó Del Fabro.

La responsable del programa indicó que su rol llega hasta que las partes –exportador y contraparte– se encuentran. “El avance está en cada uno. Aspiramos a que todo lo aprendido lo apliquen de la mejor manera y a que vayan preparados también de la mejor manera”, expresó.

Aún falta
A pesar de los esfuerzos para lograr la concreción de exportaciones, para la gerenta general de la Unión de Exportadores (UE), Teresa Aishemberg, todavía queda camino que recorrer.

“Con respecto al esfuerzo que realizan las distintas instituciones, podemos decir que se han integrado un porcentaje todavía pequeño para la cantidad que son en el país. En 2013 fueron 750 las empresas que exportaron entre US$ 50.000 y US$ 5 millones, unas 100 más que hace 10 años”, señaló Aishemberg en comunicación vía mail con C&N.

Al igual que Uruguay XXI y la CIU, la UE también recibe a empresarios deseosos de vender sus productos o servicios en el extranjero, pero que no saben cómo dar el puntapié inicial. En estos casos, la UE realiza un acompañamiento “con un enfoque práctico, que va desde la creación de la empresa, información sobre el mercado de destino, aranceles, otros costos, requisitos exigidos en ese mercado y si hay acuerdos comerciales vigente, cómo utilizarlos”, enumeró la gerente general de la UE.

Asimismo, se tiende una mano a la hora de generar contactos en el exterior, se brinda la experiencia de otros empresarios que estuvieron en sus zapatos tiempo atrás y se asesora en opciones de financiamiento.

Aishemberg dijo que dentro de las inquietudes más comunes destacan los trámites que rodean a una venta al extranjero, así como los costos que implica exportar.

Fuente: http://www.elobservador.com.uy/noticia/276903/como-prepararse-para-dar-el-salto-al-exterior/

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *